LA GALLINITA CIEGA es amor, frustración, odio, felicidad, orgullo, soledad, amargura, dolor, alegría, fracaso, miedo.

¿Existe un amor más fuerte que el de una madre a una hija? ¿Somos realmente capaces de cortar el cordón umbilical que nos une o lo llevamos toda la vida atado al cuello?

La libertad de las personas es una quimera. Desde que nacemos somos seres dependientes. Nuestra identidad, nuestra personalidad no nos pertenece.

Una hija nunca será capaz de discernir dónde empieza ella como ser y dónde termina su madre. Estamos enormemente influenciadas por ellas, aunque luchemos, aunque nos opongamos férreamente al “diseño” que ellas hayan preconcebido para nosotras. Somos proyecciones de sus miedos, esperanzas y frustraciones.           

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now